martes, 2 de diciembre de 2008

Los mandiles de Pitita y sus amigas

Fin de semana en Madrid. Temperaturas polares que echan a la gente a la calle en lugar de resguardarse en la casa con una buena calefacción. En la Casa de Campo, cientos de personas se reparten entre las muchas ofertas de ocio que presentan los diversos pabellones. Los más jóvenes se decantan por una macro-muestra de comics. El sector curioso-pijo-solidario se encamina al pabellón de La Pipa, sede de El Rastrillo.
Se trata de una iniciativa que lleva ya 40 años funcionando y que consiste en que señoras de la muy alta sociedad tanto de la aristocracia de los títulos nobiliarios como de la del dinero, se ponen el mandil para servir todo tipo de comidas o vender objetos variados. Con el dinero que se recauda se subvenciona la organización benéfica Nuevo Futuro, que aloja en pisos a chicos sin hogar. La voluntad es buena, el autobús-cajero de Cajamadrid hace su agosto en pleno invierno y el personal se distrae a la caza de algún famoso.
En uno de los restaurantes donde se sortea un más que revoltoso capón de Cascajares -manda narices el nombrecito- , se celebra una misa rociera con las señoras del mandil en primera fila. El capón la armó, al parecer no quería ser rifado y le picó a una dama. Los capones de hoy en día no respetan ni a la aristocracia.







Antonio Gala firmó ejemplares de su último libro. Las señoras lo adoran. Los caballeros que lo acompañaban lo sacaron 'en volandas' para aligerarle al ilustre escritor la sensación de frío. En el puesto de venta de objetos de Rusia, la gran duquesa de ídem, heredera del trono de los zares demostraba su buena maña a la hora de hacer caja. Lo siento, pero no tengo foto de la dama vendiendo matriuskas, otra vez será. Tampoco vi a la Royo-Villanova vendiendo productos de rosa mosqueta de Bulgaria ni a la reina y la princesa comprando belenes peruanos. Tengo que aprenderme bien el programa para la próxima vez.
La bisutería nos vuelve locas a todas. Más de un collar, alfiler o sortijita cayó... la carne es débil...Cambiamos de escenario, dejamos la Casa de Campo -no estuvimos en el sector de las señoras peripatéticas- y nos fuimos a la cervantina Alcalá de Henares. Compramos rollos, nos extasiamos antes la costrada y saludamos a las cigüeñas. Allí están, perennes como perro en el cortijo, ya no vienen por San Blas, se establecieron durante todo el año como los guiris en busca del sol. En la puerta de la bellísima fachada de la Universidad, una guía sudamericana contaba a un grupo de turistas mayores, cómo renació la ciudad "con la llegada de la democracia" gracias a la recuperación de tan ilustre centro educativo. Y acabamos la estancia visitando la exposición que sobre el cine español presenta el Instituto Cervantes. Muchas fotos de pelis españolas desde los inicios del cine hasta ahora, audivisuales y no poca nostalgia... Claro, que a mí me sigue impresionando la fachada del edificio de la sede cultural. ¿Se nota mucho que fue un banco...? ¿Por qué a los bancos les gustaban tanto las cariátides...? No hacen mala pareja con López Vázquez...
Bueno, también pasé por el Caixaforum, que está cerca de Atocha y la entrada es gratis. Ya me he hecho asidua de este lugar. Había una exposición sobre arte abstracto chino muy interesante y continúa la de los príncipes etruscos. La parada ideal para tomar aire, descansar y coger fuerzas para el viaje.








14 comentarios:

Aila dijo...

Buen relato Cyd, veo que vada vez que vas a Madrid lo aprovechas bien, no como yo ( yo voy a Alcalá ) que nos pasamos los días visitanto a un cuñado, comiendo en casa de otro, cenando con un sobrino etc. etc.
Mira que se lo digo a Doro...QUIERO IR A MADRID, QUIERO VER EXPOSICIONES, ALGÚN TROCITO DE MUSEO....pero nada, chica, en cuanto llegamos nos " absorben " los " parientes " y no hay manera, con decirte que que mi hijo pequeño, de 11 años, no conoce Madrid después de haber ido varias veces....
Si vuelves a Alcalá ten cuidado con las cigüeñas que echan unas plasteladas....
Buen día.

AnuKa dijo...

¡Qué bien te lo montas jamía! y qué bien aprovechas el tiempo en tus estancias. Estaba deseando que volvieras sólo para leer tu "crónica", ya me contarás más detallitos.
Un beso

Cyd Charisse dijo...

Hola, chicas, buenos días. Gracias por vuestros elogios, ya añadiré algo más, anoche llegué hecha polvo y esta mañana tengo a los pintores en casa y no precisamente a los que cuelgan luego sus cuadros en los museos.
Uf, qué frío aquí, en Madrid y en Santiponce, grrrrrrrrrrrrr

Cyd Charisse dijo...

Ah y las cigüeñas las tengo bien controladas, jajaja. Les hago las fotos con el zoom a tope, no quiero sorpresas, no.

supersalvajuan dijo...

Una buena ruta.

Cyd Charisse dijo...

Gracias por tu comentario, super, siempre breve y conciso, jajaja. La gente que vive en Madrid pasa los findes en los centros comerciales, los que venimos de fuera aprovechamos para pillar algo de la inmensa oferta cultural que tienen allí. Es ley de vida, yo apenas piso la playa y ellos vienen en verano y no la dejan.

Condesa de Trifaldi dijo...

Aijs, se me cae la cara de vergüenza... tienes más razón que un santo hija. Yo me estoy planteando irme de Madrid para ver qué es lo que tiene y disfrutarla más... porque es cierto, sí que intento salir y hacer cosillas, pero no te creas, al final sólo quieres que llegue el fin de semana para dejarte abandonar en el sofá y poco más.
También es verdad que cuando hay una buena exposición o concierto no me lo pierdo,pero claro... donde esté la mantita y un buen caldico... a la Pitita ya la veré en la tele, que ir a la Casa de Campo a pasar frío para ver lo que hay que ver...
Veré Madrid a través tuyo ;-)

Clares dijo...

Efectivamente, un finde bien aprovechado. Eso tenemos los provincianos de viaje a la capi. Mis amigos de Madrid dicen lo mismo, que ellos no van a ningún sitio, si acaso al cine, pero cuando vamos los de provincias, hala, a la calle a ver cosas, a comprar libros, ropa, música, al teatro, a visitar sitios curiosos... Que sí, que lo mejor es irse de Madrid e ir de visita.

Cyd Charisse dijo...

A ver, condesa, lo de El Rastrillo era una obsesión para mí, llevo muchos años viéndolo en el Hola y en los programas de televisión y me apetecía verlo de cerca. Además, aproveché para comprarle un bonito collar a mi madre por su santo, que por supuesto pienso ponerme yo más que ella. Jajaja. Como dije al personal, ya se me ha quitado el hipo, jeje.

Cyd Charisse dijo...

Y eso de ir a Madrid y no salir, es que me parece de juzgado de guardia, jajaja. Yo vivo en una localidad de playa, en una calle que en invierno está más sola que la una y tengo que coger el coche si quiero salir a cualquier cosa. A mí me encanta callejear, ver cosas, hacer miles de fotos, ver exposiciones, especialmente las que son gratis, sentarme en la plaza Mayor a ver todo el trasiego que hay por allí... es como la noche y el día. Pero es cierto, Clares, mi gente de allí sólo sale cuando voy yo y los arrastro.

Cyd Charisse dijo...

Vaya, parece que se me ha normalizado esto. No sé por qué no me admitía el bicho éste la contraseña...

Cyd Charisse dijo...

Jelouuuuu

Anónimo dijo...

Madrid es la segunda mejor ciudad del mundo después de Londres, y Cyd lo ha descubierto. Ya no renuncia a su visita mensual. ¡Cuántas veces te decía, vetepamadrid, te das una vuelta ves una exposición, un teatro, y desconectas!. Pero bueno, las razones aparecen poco a poco, y Cyd encontró la suya, y no me refiero a las pititas, que ella ya empezó a ir hace tiempo, eh?. aunque la verdad es que lo de las pititas siempre te tiró mucho. Mala suerte que sólo encontraras a las secundarias. Se me ocurre, que te conviertas en pitita y organices un mercadillo del estilo. Empieza a pensar en el listado de pititas locales, ¿hay verdaderas pitis?. Seguimos hablando

Cyd Charisse dijo...

Muy buena sugerencia, anónimo, ¿qué te parece si en vez de pitis recurrimos a las kikis...? porque alguna tenemos aquí cobijada...