martes, 9 de diciembre de 2008

Ceterum censeo Carthaginem esse delendam

La obsesión de Roma, el imperio por excelencia de la antigüedad fue sin duda acabar con Carthago, ese pueblo bárbaro, llegado del norte de Africa, uno de cuyos líderes, Aníbal, juró desde niño odio eterno a los romanos. 'Carthago delenda est', o sea, que Carthago debe ser destruida y que no quede piedra sobre piedra, así lo proclamaba Catón El Viejo una y otra vez ante el Senado romano durante los últimos años de las Guerras Púnicas. Item más, 'Ceterum censeo Carthaginem esse delendam' (y además, opino que Carthago debe ser destruida), pone aún más a las claras la firme voluntad de arrasar al pueblo que puso el nombre de 'I-pan-ya' a esta piel de toro, no por el animal emblemático, sino por la abundancia de conejos que corrían por sus montes.

Carthago quedó definitivamente 'delenda', pero no así Carthago Nova o Qart Hadast, tomada por las tropas de Publio Cornelio Escipión, que ha sobrevivido durante más de 2000 años a todo tipo de vicisitudes y barbaridades, a las que mejor debemos cubrir con un 'estúpido' velo. La casualidad hizo que un día, derribando unas casas en muy mal estado ubicadas en el monte de la Concepción, apareciera nada menos que un teatro romano. Una maravilla oculta bajo la catedral más antigua de España que tras una grandisima inversión y el diseño de Rafael Moneo (alias, el señor de los caprichos) ve la luz para el disfrute de los miles de turistas que desembarcan a bordo de enormes y lujosos cruceros, mezclados con el público de a pie y sus revoltosillos hijos.

Aquí va una pequeña muestra del Teatro Romano de Cartagena. Comenzando por una vista sobre el remozado Ayuntamiento. Visita absoluta y totalmente recomendable.



















_
"Y con esto poco a poco llegué al puerto, a quien los de Carthago dieron nombre, cerrado a todo vientos y encubierto y a cuyo claro y singular renombre se postran cuantos puertos el mar baña, descubre el sol y ha navegado el hombre" Miguel de Cervantes al puerto de Cartagena.

He aquí el crucero de marras. A ver si el calvo de la lotería hace milagros y nos premia este año, más que nada por darnos una vueltecita en el barquito...

10 comentarios:

supersalvajuan dijo...

el multimillonario es aquel que, cuando se compra un yate, no pregunta, ni por curiosidad, el precio del capricho.

Cyd Charisse dijo...

Buenos días, super... pues no sé yo. Tengo entendido que los multimillonarios son los más tacaños... por eso tienen, porque no despilfarran nada. De Paul Getty se cuenta que ponía un teléfono de fichas en las habitaciones de los invitados...

Aila dijo...

Me apunto al paseito en barco.
La visita a la Cartagena remozada la hice hace unos años y me encantó.

Condesa de Trifaldi dijo...

"Capta Carthaginem, capta Hispaniam", conquistada Cartagena, conquistada Hispania.

Pues ¿qué quieres que te diga? a mi la "marcha relámpago" de Escipión me fascina, lo tenía todo en contra y venció al Barca en "casi buena lid"...

Yo es que soy romana del Imperio, nada como ellos... aijs, qué tiempos aquellos.

Pero como buena murciana... adoro Cartagena, cada vez está más bonita, la pena es que no sea la capi, porque a mi juicio se lo merece... y lo dice una barrigaverde de pro, oiga.

Fantásticas fotos Cyd.

Clares dijo...

Qué precioso se ha quedado el teatro. Gracias por las fotos. Yo soy muy admiradora de Cartagena y me encanta ir de vez en cuando, dar un paseíto, oler el mar, comer cosas buenas, y volverme con la brisa marina en la cara. Me has animado a renovar la visita. Hace un año por lo menos que no he ido.

Cyd Charisse dijo...

Muchas gracias por vuestros elogios. La verdad es que el Teatro Romano ha quedado espléndido, lo que pasa es que el señor Moneo se niega a poner barandillas y no veáis lo difícil que resulta para una persona con problemas de movilidad bajar todos los escalones... en fin, cosas de los genios de la arquitectura.
Había tanta gente él domingo en el puerto que no se pudo visitar el Arqua (museo de arqueología submarina) porque además, los domingos es gratuita la entrada. El Ayuntamiento expone una muestra sobre la biblioteca de Alejandría y los guiris se pusieron morados a tomar 'spanish chocolat' con churros. Es estupendo ver que al personal le interesa el turismo cultural. Un alivio.

Cyd Charisse dijo...

El paseito en barco lo dimos en año pasado con mi hija, mi nieta y una sobrina. De verdad que es genial. O sea, que tenemos pendiente el caldero, la visita a los museos y el barco.

isabel dijo...

Fíjate que me ha encantado la idea. La verdad es que viviendo tan cerca de Cartagena y siendo ésta tan bonita, no es un destino que yo tenga en mente. De hecho ni sabía que existía el barco y el paseito. Lo del teatro romano me lo habían comentado, pero tampoco he ido a verlo. Prometo por mi conciencia y honor que no pasa de ésta Navidad que me acerque a comprobar las dos cosas. Y si cae el caldero mirando el mar en un día soleado.........., ya el orgasmo puede ser completo. Gracias por recordarnos que tenemos cosas tan maravillosas aquí cerca. Un beso

Cyd Charisse dijo...

Pues ni una palabra más. Excursión cartagenera con caldero incluido. Maaarchaaaandooooo...

Condesa de Trifaldi dijo...

Oiga usté, creo que tenemos una cita el día 28, sábado... organíceme bien con Anuka (y quien se apunte) el caldero y luego compórtese como una buena cicerone y llévenos de paseo por esos lares.
No es un ruego ni una petición, es una exigencia.
;-)