jueves, 6 de noviembre de 2008

Una mirada a vista de pájaro sobre el Mar Menor

He aquí la última zona de dunas que queda en La Manga del Mar Menor. Ahí está, el último testimonio de lo que un día fue este lugar privilegiado, hoy convertido en un bosque de cemento. Como muestra de los desmanes que unos cuantos avariciosos perpetraron para llenarse los bolsillos de dinero, construirse a sí mismos enormes y horteras chalets y pasear con sus impresionantes 'haigas' por sus respectivos pueblos, he rescatado estas fotos realizadas hace cinco años desde un avión, con una cámara pequeña y desde detrás de un cristal, de ahí ciertas manchas que se aprecian, que espero que sepan disculpar.
Pasen y vean y recuerden que esto fue hace cinco años. Si vuelven por allí, comprobarán que desde entonces el horror no ha hecho más que comenzar...

Para que el shock no sea demasiado fuerte, comenzaremos con este idílica imagen de una zona de campo, repleta de balsas de riego.

Ésta es una vista de la zona del Mar Menor que pertenece al municipio de Cartagena. Los Urrutias, Los Nietos, Mar de Cristal, Islas Menores... son localidades con un ambiente parecido al de los pueblos de la zona norte en los años 70... o lo eran. El ladrillo también ha hecho estragos en esta zona de la laguna.


Seguimos con nuevos rincones atacados por el virus del ladrillo...


La Manga norte, en su día un paraíso... palabrita del Niño Jesús.



El Faro de Cabo de Palos ya no está solo...







A la izquierda, la isla del Barón, propiedad privada, imposible desembarcar. A la derecha, la Perdiguera, cuando había chiringuitos.



Ahí está, la isla del Ciervo, una vez separada de nuevo del 'continente'. El ladrillo, presente como siempre y que no falte, eh....



Otra vista general de La Manga....


Zona del canal de Marchamalo...











A la izquierda, vista sobre La Ribera y a la derecha, de Los Alcázares, obsérvese la diferencia en la ubicación de los barcos.


Y aquí están las Salinas de San Pedro del Pinatar. Gracias a ellas, se declaró parque natural a la zona, que afortunadamente en este entorno se libró del ladrillo. Está declarada ZEPA, humedal y espacio natural protegido.

Hay mucha más tela que cortar, pero para muestra, estos botones...

A ustedes les toca juzgar.

7 comentarios:

Aila dijo...

x.Jo tía.... cuando decías que tenías muchas fotos que colgar no mentías...¿ Por qué no hacías estas cosa en nuestro blog ? Se habría animado el cotarro.
Vamos por partes, que diría aquel...
Lo de las dunas del Mar Menor lo recuerdo. Tengo una vaga imagen de ir, de pequeña, con mis padres. Incluso creo tener alguna fotografía, de las de blanco y negro, en la que aparecemos en ellas con mis padres y en la que aparece mi madre peinada, con el típico peinado de la época, a lo Jackie Kennedy.
La culpa de todo la tiene Julito y su nefasta película. Los avispados especuladores cuando vieron ese paraiso dijeron....tate, ahí tengo yo una magnífica oportunidad de hacerme rico....
.....Y convirtieron el paraiso en una abominación sin darse cuenta que lo que tenía de idílico y atrayente, y que era lo que lo hacía tan especial y atraía a la gente, se lo habían cargado.
Porque si algo quiero en mi lugar de vacaciones es espacio al mi alrededor. No quiero pasear tropezando con la gente ni meterme en atascos de varios km. Para eso me quedo en Murcia en verano.

Aila dijo...

...y en cuanto a lo de tu coche...¡¡¡olvídate!!! Disfruta en Madrid estos días y no te lleves el problema de viaje. No pases pena que, a la vuelta, te estará esperando.
Disfruta, disfruta y aparta de tu cabeza los malos rollos

Anónimo dijo...

Hola soy un anónimo. Que digo, que murcia está enladrillada y por desgracia nadie la va a desenladrillar, porque ya no existen desenladrilladores que desenladrillen sino lo contrario. Un beso. Por cierto, esta es la libertad de la que carecen muchos que quisieran expresarse como les viniera en gana

Cyd Charisse dijo...

Gracias, anónimo. Sí, internet se ha convertido en el último refugio para la libertad de expresión...

Clares dijo...

Qué pena penita pena me ha dado ver esas fotos. Ya te dije que viví en Los Belones hará unos treinta años y La Manga era un paraíso y entonces ya me decían los lugareños que aquello era un desastre comparado con lo que había sido. El faro de Cabo de Palos estaba casi aislado, la cosa se paraba a tiempo, seguían las dunas un buen trecho... ¿Qué han hecho con todo aquello? Pues en tus fotos está. La única suerte, la crisis y el fin del negocio inmobiliario. Quizás eso le dé tregua al paisaje. Un abrazo.

supersalvajuan dijo...

El Carmolí, que no falte, que te lo dejas al margen. Que los cartageneros tienen su corazoncito.

Cyd Charisse dijo...

Hola, buenas noches. De vuelta de mi viaje a Madrid. Además de pasar por delante del Albéniz, condenado a muerte por la Esperancita, he comprobado que los comedores ¿sociales? están a tope a juzgar por las colas...
Es una pena ver cómo este país se deteriora. Y el ladrillo tuvo mucha pero que mucha culpa.
En cuanto a El Carmolí, super, será objeto de una nueva entrada. Hace meses hice allí un reportaje y se me pusieron los pelos como escarpias. Pronto colgaré las fotos.