martes, 18 de noviembre de 2008

El rincón donde agonizan los barquitos de pesca

He aquí un bello lugar ubicado en la esquina norte del Mar Menor, allí donde las aguas de la laguna se unen con las del Mediterráneo. Es un espacio natural privilegiado, con antiguos molinos de sal, un estrecho paseo entre el mar y los estanques salineros, que ofrece un agradable recorrido y sobre todo, el hogar ideal para todo tipo de aves como flamencos, zampullines, cigüeñuelas, avocetas y gaviotas. En una esquina, junto al molino de la Calcetera, hay un rinconcito donde languidecen pequeños barcos de pesca abandonados. Sus tablas se van pudriendo poco a poco, en una lenta agonía que no obstante, ofrece espectaculares imágenes fotográficas. En esta UVI 'barquera' el tiempo parece que se ha detenido y en invierno, tan sólo las gaviotas y los aviones rompen el silencio de siglos.

El molino de la Calcetera -popularmente conocido como de la Ezequiela- destaca entre la niebla del amanecer. Aunque están en desuso, su estampa se ha convertido en uno de los grandes reclamos turísticos de la zona.




Las Encañizadas, punto de unión entre el Mediterráneo y el Mar Menor. Un viejo arte de pesca traído por los árabes engaña a los peces, que penetran por un laberinto de cañas del que sólo van a salir para servir de alimento. Las gaviotas son las dueñas de las estacas.





En la otra orilla, las barcas aún en uso muestran sus bellos colores.

Algunas barcas han conseguido escapar a su destino y se han convertido en originales maceteros. Otras, en el refugio de las gaviotas.


En los estanques salineros, algunos bañistas charlan en las calurosísimas aguas llenas de sal y otros tipos de minerales que alivian los achaques de la edad.


Cuesta trabajo imaginar que detrás de estas barcas y este mar y delante de los montes, se encuentre una selva de hormigón. Al fondo, está La Manga.

















Y por último, ahí van dos imágenes, del amanecer y de la puesta de sol. La grúa que tapaba el sol, ya ha desaparecido.

8 comentarios:

Clares dijo...

Pero, chica, ¿de dónde sacas esas preciosidades de fotos? Mira que me gusta el Mar Menor, pero lo veo en tus fotos y más me enamoro. Preciosas. Y encima nos dan la esperanza de que con la belleza no pueden los especuladores.

Cyd Charisse dijo...

Muchas gracias, clares. Las fotos son fruto de muchas horas de pasear en bicicleta por esa zona sobre todo en verano, que aprovecho el amanecer para ir por allí y otro poco por mi oficio. Sí, todavía quedan zonas fuera de los especuladores.
Por cierto ¿qué tal la manifa de Madrid?

AnuKa dijo...

Sigo pensando que deberías exponer tus maravillosas fotos, mi querida amiga. Sin duda, sería un éxito total. Anímate ¡anda!

Cyd Charisse dijo...

Muchas gracias, Anuka, se lo he propuesto al concejal de Cultura, pero si ellos pagan los costes de la impresión, jajaja, y me temo que no...

AnuKa dijo...

Pues mira, en tantas cosas se gasta y se malgasta inútilmente el dinero público, que no estaría de más mostrar tus maravillosas fotos, dar a conocer el Mar Menor, que creo que muy poca gente lo conoce como tú y contribuir así a la cultura del pueblo Murciano. Vamos a crear una plataforma para conseguir que expongan tus fotos, jaja...

supersalvajuan dijo...

Luz increíble.

Cyd Charisse dijo...

Gracias por vuestros elogios y sí, super, la luz es muy especial, sobre todo a primera hora de la mañana. Los árabes llamaron a Murcia 'el serenísimo reino de la luz' y no se equivocaron.

Aila dijo...

¡¡¡ Que preciosidad de fotos !!! Chica, te confieso que creía que en el Mar Menor ya no quedaban rincones así. Hace muchísimos años que no he ido ( ya sabes, lo mio es el mar mayor y Mazarrón ) y pensaba que la especulación se lo había "comido" todo. Lástima que en el último "cataclismo" de mi ordenador se perdieran todos mis archivo de fotos porque si no os enseñaría las " bellezas mazarroneras "
Estoy con Anuka....deberías exponerlas