martes, 3 de febrero de 2009

Un pabellón más negro que el fondo de la mina Vicenta

Aquí estoy de vuelta de los madriles, los fitures y las nieves eternas de este invierno. Una feria internacional de turismo en la que la Región de Murcia presentó un pabellón totalmente negro, pero negro, negro, como la mina Vicenta de La Unión, proyecto turístico estrella de esta edición. Negro como el futuro de más de uno, negro como los h... de Gómez. Probablemente ese color tan oscuro y esa apuesta por la mina sea una alegoría de lo que nos espera, es decir un futuro más que incierto y ¿por qué no?, quizás tengamos que volver bajo tierra para ganarnos la vida.
Tuvimos un premio al mejor diseño, por el pabellón, digo...

Juan 'Caracoles' y su 'zargento' dieron muestras de muy buen humor por los pasillos de la Comunidad Valenciana, mucho más alegre y atrayente que nuestra oscura oferta.

México, país invitado. Los voladores de Papantla ejecutaban sus bailes una y otra vez, inmortalizados por decenas de cámaras fotográficas. Además, ofrecieron exquisitos productos de su tierra. Imposible competir.


En Castilla-La Mancha, el sidecar en el que viajaban Antonio Resines y Luis Ciges en 'Amanece que no es poco' te permitía sentirte actor por unos segundos. La Mancha, tierra de buenos directores de cine. Se promociona la ruta almodovariana, con visitas a los lugares donde se han rodado sus películas.

El pabellón de Murcia por lo visto tenía forma de pirámide maya. Reconozco que cada vez estoy más hipermétrope porque no me di cuenta. Un sol maya ponía la única nota de color y un 'marino jacopino' entretenía a los visitantes. Eso de recurrir a un sol maya tiene su guasa. ¿No hay sol en nuestra mediterránea región...?



El Museo del Oro de Colombia se promocionaba con esta imagen sacada de la película de Carlos Saura 'Eldorado'. Como modelo no tenía precio, posó todas las veces que hizo falta.



Perú y Colombia, dos de los países sudamericanos que vendieron su oferta turística apelando a lo más típico de sus respectivas tierras. Juan Valdés, el del café, invitaba a una degustación que supo a gloria.



La Carta Náutica del Mar Menor ponía en evidencia que en la Región de Murcia, además de minas cerradas hay una oferta de sol y playa. Por lo visto, a alguien se le ha olvidado este pequeño detalle...


¡Viva Cuba libre!

Este pequeño diablillo me dedicó una sonrisa muy especial


Y Andalucía sabe vender lo suyo como nadie. Sol, fino, sevillanas, el Rocío y lo que haga falta. Viva el color y el negro, para el diseño...

14 comentarios:

AnuKa dijo...

Buen recorrido hiciste y lo que no veremos, jaja...
Los voladores de Papantla los ví en vivo y en directo hace ya la friolera de 17 años en su propia tierra, ¡impresionante!
Espero tus entradas con ilusión, como siempre.
Un besazo wapa.

Clares dijo...

Ya de vuelta, ¿eh?, y con la maleta cargada de fotos. No me imaginaba que a los murcianos se les iba a ocurrir "vestirse" de negro, tan posmoderno. Sería bonito, pero no sé, no nos va muy bien, ni al carácter ni a vender nuestro turismo. Si es por las minas de la Unión, vale... Y eso que yo visto de negro casi siempre. Pues nada, seguimos hablando, ahora que has vuelto de los madriles. Y que pareces contenta. Qué bien.

Cyd Charisse dijo...

Buenas noches, gracias por vuestro saludo. Anuka, los mexicanos se promocionaron muy bien y al lado estaban los pabellones exentos de Lorca y Caravaca que se lo montaron por su cuenta porque lo del pabellón negro no les convencía.
Clares, yo también visto mucho de negro entre otras cosas porque con los años y los kilos es lo que mejor sienta, jajaja. Pero lo del pabellón de Murcia fue heavy, de verdad. Lo peor era la comparación con la Comunidad Valenciana que tenía 10.000 metros cuadrados, vamos, más de medio pabellón para ellos solos y claro, si ves a Benidorm con su playita monísima y su copa Davis y Pau Gasol promocionando la Costa Blanca, pues como que lo de la mina se veía muuuuuuchoooo más negro todavía...

supersalvajuan dijo...

Rebujitos para todos.

Anónimo dijo...

Hola , aunque sea todo negro lo disfrutaste muy bien. Sabes una cosita ? Los lugares mas bonitos son aquellos que nadie va a promocionar. Creo que muy pocos se dan cuenta de las hermosuras del Mar Menor, Tendras que esconder ese sitio para que se conserve.
Un Beso
Giuseppe

Caracoles Juan dijo...

CYD CHARISSE, siento que no te sumaras a la fiesta en Madrid. de lo de San Blas, ya no tiene remedio a otro año será.
Me urge hablar contigo, por lo que tu sabes, cuando tengas tiempo me envias un e- mail y quedamos.
UN BESO
JUAN

AnuKa dijo...

Cyd, ¡tienes un regalito en mi blog!, jiji... Tiiiiiira p´allá ---------------->

Cyd Charisse dijo...

Giuseppe, gracias por tu saludo, cielo. El Mar Menor está ya muy promocionado y como muestra, las hordas que nos invaden en verano. Lo que me fastidia es que en tiempos de crisis, cuando más falta hace promover la oferta de sol y playa, zas, nos metamos de cabeza en la mina. Increíble, pero cierto.
Un beso.

Cyd Charisse dijo...

Juan, este fin de semana estaré fuera, pero a partir del martes, cuenta conmigo para lo que sea. Besos.

Cyd Charisse dijo...

Muchísimas gracias, Anuka, eres un sol maya, murciano y australiano si hace falta. Jajaja.

Aila dijo...

Por fiiiiin, jo no me dejaba escribir el blog este. Bienvnida guapa. Así es que el pabellón era negro como la pena negra....
¿ Donde te vas ahora, despendolaa ?

Cyd Charisse dijo...

Mañana vuelvo a Madrid pero por razones personales, hay un pequeño asunto que resolver. Espero que no me vuelva a pillar la nieve porque el domingo pasado casi me da un ataque de claustrofobia.

isabel dijo...

Yo que se los he visto, a Gómez digo, son un poco más claros que el pabellón. Realmente creo que han querido enseñarnos cómo lo vamos a tener los Murcianos en los próximos meses, negro negro negro.
En fin lo pasaremos como buenamente podamos.
Me incorporo de nuevo a los comentarios de este blog, un saludo para todos aunque no os conozca, pero siendo amigos de cyd está garantizado que sois cojonudos. Un abrazo

Cyd Charisse dijo...

Gracias, Isabel, reina mía. Acabo de llegar de Madrid, donde he estado por motivos personales esta vez. He pasado muchíiiiiiiiiiiiisimo frío y al llegar a la estación, el sol y las buenas temperaturas me han dado a entender una vez más a mí y a los jubilatas que venían en el tren por qué aquí se vive tan bien. Lástima que los de los autobuses de la´línea con Balsicas pasen del tema y no vengan a buscarnos, pero ése es otro tema.
En definitiva, que no potenciamos lo nuestros, el clima, la tranquilidad... por eso algunos ven el futuro tan negro, como el fondo de la mina...