domingo, 15 de febrero de 2009

Y el día que nací yo ¿qué planeta reinaría...?


Por donde quiera que voy ¡qué mala estrella me guía!.
Exacto, yo nací tal día como hoy, un 16 de febrero. Dicen las crónicas que fue el día del mes del año más frío del siglo XX. Como para no olvidarlo jamás.
Como no he encontrado otra tarta más 'apañaica' pongo ésta. Al fin y al cabo, tiene cientos de velas, como los años que cumplo.... más o menos.
Besos a todos y feliz semana.

8 comentarios:

Clares dijo...

Felicísimo cumpleaños, que cumplas muchos más y que no andes presumiendo de centenaria... pues vaya, entonces yo ¿qué?
Un besazo, guapa.

Cyd Charisse dijo...

Muchísimas gracias, Clares. Bueno, aún no he llegado a los cien pero espero hacerlo algún día, cuando mi nieta también sea abuela.
Besos mil.

Aila dijo...

Felicidades guapetona, que ciumplas muchos, muchos más y yo que los vea.
¿ Como se presenta el día ? ¿ Vas a hacer novillos y no ir "a la escuela" como cuando éramos pequeñas ?
Que pases un día estupendo y....coge aire para soplar tanta vela jajajaja

AnuKa dijo...

Buenos días y ¡MUCHAS FELICIDADES! reina mora. Eres muy exagerá, que lo sepas. A ver si yo llego a tu edad con esa vitalidad y esa fuerza que tienes en ese cuerpo serrano, que ya muchas la quisieran.
Un besazo y que tengas un día estupendo.

Anónimo dijo...

HOLA GUAPA,
Muchas Felicidades por tus cientos anos !!! Un Beso de parte de tu querido amigo Giuseppe

Cyd Charisse dijo...

Muchísimas gracias por vuestra felicitación. No, no voy a hacer nada especial, estaré trabajando, que hay mucha tarea atrasada.
Lo curioso del caso es que mi madre a estas horas todavía no se ha acordado de qué día es hoy. Pero cuando se acuerde, contará la historia de su dificilisimo parto de pe a pa. Faltan minutos para eso, jajaja.
Buenos días.

isabel dijo...

Muchas felicidades. Cumplir años es maravilloso, la otra alternativa es peor, así que a cumplirlos con una sonrisa de oreja a oreja.
Cualquier persona que conozcamos a tu madre conocemos tu parto y su dificultad, pero a mí me hacía gracia cuando contaba que ya eras grande y lo que te gustaba que te meciera en la cuna, y como hacía mucho frío y se le helaba la mano, le ató a los barrotes una cuerda para poder mecerte desde debajo de las sábanas y cuando paraba, tu le decías:Tira del hilito.
Esas cosas, aunque nos cansen y nos parezcan pesadas, sólo las puede contar nuestra madre, el día que no está las echamos de menos, tanto a ellas cómo a sus anécdotas.
Ya he leído que no ibas a hacer nada especial, yo como reivindico la celebración por la celebración, creo que, debes celebrarlo como sea, y si no, mañana me llevo una botella de champagne a la tertulia y brindamos por tí y por tus maravillosos.....años.¿Vale?

Cyd Charisse dijo...

Jolín, Isabel, me has dejado de piedra al ver que recuerdas la famosa anécdota de la cuna. Sí, mi madre la ha contado muchísimas veces, allí, en la peluquería de tu madre donde tantos años coincidimos, sábado tras sábado. Es verdad, hay que recordar estas cosas para cuando ya no estén nuestros mayores. Es muy duro perderlos, son nuestra referencia, nuestra memoria, nuestra infancia, nuestra vida, en definitiva...