viernes, 27 de noviembre de 2009

La dura vida del reportero haciendo guardia delante de los juzgados

El Palacio de Justicia de San Javier, ¡qué nombre tan rimbombante!, apenas tiene unos años, no sé si cinco o seis, más o menos. Antes, los juzgados se distribuían en locales pequeños y mal acondicionados, pero tenían la ventaja de que los detenidos debían pasar por narices por la puerta principal y eso significaba que los informadores podíamos fotografiarlos cuando subían o bajaban del furgón, con lo cuál se facilitaba enormemente nuestro trabajo.
Desde que se inauguró el Palacio de Justicia, a los detenidos 'peces gordos' los meten directamente dentro del furgón hasta el sótano del edificio y la mayoría de los casos, la única instantánea que se obtiene es la del coche bajando por la rampa.
Para más 'inri', la juez decana tiene absolutamente prohibida la entrada de cámaras de televisión y fotográficas dentro del palacio. Es un búnker para la prensa, todo lo contrario de lo que ocurre en Murcia y Cartagena donde se dan todo tipo de facilidades. Aquí es imposible, sólo queda esperar en la puerta, soportando las corrientes de aire, sin un triste banco donde sentarse, con el único auxilio del bar de enfrente donde continuamente nos abastecemos de cafés y bocadillos.
En las largas horas de 'guardia' frente al juzgado, los compañeros matamos el tiempo como podemos. Mirando los periódicos, hablando por teléfono, contándonos nuestra vida y bromeando sin cesar. En nuestra desesperación, llega un momento en que sólo te queda el recurso de entrevistarnos o fotografiarnos a nosotros mismos. Si se escuchara el audio, se partiría de risa más de uno.


El 'imputado' señala las dimensiones del arma homicida mientras el reportero escucha con total atención su intrincado relato...
La exclusiva se está cocinando...


La lectura y relectura de los periódicos es un recurso muy socorrido.

Tras casi cinco horas de plantón, aparecen los instintos asesinos.


Cualquier rincón es bueno para hacer un posado... jajaja.
Y aquí se acaba esta pequeña broma. Minutos después, el verdadero imputado y su abogado salen por la puerta y las cámaras, grabadoras y cuadernos se ponen en marcha. Obtenidas las verdaderas declaraciones, todos echamos a correr para comunicarnos con nuestros respectivos medios.
Hasta el próximo caso de corrupción, compañeros.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No puedo imaginar a Cyd de reportera en el interior de los juzgados. ¡yo hago las fotos donde me sale de...!, dice ella airada a la responsable de prensa de una altísima autoridad cuando esta le recrimina su característica anarquía. La verdad que cinco o seis horas a las puertas de un juzgado no está pagado ni con todo el oro del mundo. Te recuerdo, por cierto, el peligro de rozarte en la puerta con los acusados, que yo acabé declarando como testigo ante una juez de Murcia, a la que le tuve que contar como el hijo de un acusado salió del Juzgado repartiendo mamporros, uno de los cuales destrozó la cámara de un colega fotógrafo. Por cierto, que esa mañana estuvo allí echando horas esa responsable de prensa que pretende ponerte a raya. Lo que son las cosas

Cyd Charisse dijo...

Lo que son las cosas, querido anónimo... es que no hay cosa peor que pasarte al otro lado del espejo... de reportera pasas a represora de los reporteros.
Cosas veredes, Sancho...

Aila dijo...

Que bien que lo pasais...eh ?

supersalvajuan dijo...

Angelicos.

Clares dijo...

Pues eso,angelicos los pobres, ahí esperando para no conseguir nada. Menos mal que parecen tener muy buen humor. Por lo menos lo pasan bien.

Cyd Charisse dijo...

Se pasa bien a ratos, porque son muchas horas de pie y de incertidumbre. De todas formas, las seis horas por día de esta semana no son nada. Una vez estuve un domingo desde las 10 de la mañana hasta las ocho de la noche, ininterrumpidamente y en algunos de corrupción regional mi récord fue desde las 9 de la mañana hasta las 11'30 de la noche, en invierno.
Patético, señora juez.

cabopá dijo...

La actualidad corruptil está en el candelabro....Querida reportera, está claro que las fotos acompañan mucho al pitorreo con el que nos tratan de engañar cada día en estos menesteres......Besicos.
¡Qué gracia! la palabra que tengo que verificar es "expres" jaja,ja como las noticias.