jueves, 30 de abril de 2009

La Casa Encendida, el Price, Pío Baroja, el bocadillo de calamares y carreras por el Retiro

Hoy toca hablar de otro de los muchos centros culturales que tiene Madrid. Éste tiene un nombre que suena muy poético, la Casa Encendida. Claro, que en realidad, es el edificio que en su día albergó el Monte de Piedad, aquél en el que las marquesas y folklóricas empeñaban sus joyas en los tiempos de vacas flacas.
Ahora, totalmente remodelado, acoge varias exposiciones, entre ellas una muy interesante dedicada a la ciudad de Nueva York a través de las fotografías que durante décadas han hecho artistas tan conocidos como Henri Cartier-Bresson. También hay otra muestra dedicada a Antonin Artaud, igualmente interesante.
El centro no está tan conseguido como el Caixaforum y otros, pero merece la pena visitarlo. Está en la ronda de Valencia, muy cerca de la estación de Atocha y a un tiro de piedra del Reina Sofía.


En la terraza asoma el mini jardín botánico que recoge ejemplares de los grandes parques madrileños.


El espacio es muy agradable y los estudiantes y visitantes toman el sol contemplando los tejados de Madrid



En la acera de enfrente, el popularísimo Teatro Circo Price. Tiene una tienda preciosa y en el programa destaca la actuación de Joan Manuel Serrat en las fiestas de San Isidro.

Librería Lavapiés, un bonito alto en el camino.


Además del espíritu, alimentamos el cuerpo con el popularísimo bocata de calamares. Por tres euros y pico, con una cerveza incluida


El Museo Reina Sofía, ahora muy popular en las revistas del colorín por la visita de Carla Bruni. Es un ejemplo audaz del 'mestizaje' entre la arquitectura tradicional y la vanguardia. Claro, que eso lo sabe todo el mundo, no lo he descubierto yo... faltaría más




Para rebajar los calamares, subimos por la cuesta de Moyano, vemos los muchos libros que no podremos comprar y saludamos a don Pío Baroja. Todo un lujo de las letras españolas.



El Retiro, un oasis en pleno centro de la ciudad. Miles de turistas de todo el mundo lo visitan cada día y descansan a la sombra de sus enormes árboles. El lugar ideal para leer el periódico y relajarse unos minutos.

Sorprende muchísimo ver a la hora de la comer a tanto yuppie corriendo por el Retiro. A mí me da una fatiga sólo de verlos... uf.


Y del bullicio de Madrid a la tranquilidad de Serracines. En el pub 'More than words' de Rubén nos tomamos el último café del día, mientras se encienden las farolas y la cigüeña se dispone a dormir. Recogemos a Hunito y los gatos por fin descansan.
Hasta mañana.


8 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Hoy, en La Casa Encendida, se estarían forrando.

Anónimo dijo...

Y que lo digas...

cabopá dijo...

Tienes doble residencia por lo que veo..¿has visto la ampliación del Reina Sofía?....Magnifica obra pero me parece excesivo/a tanta vanguardia...Te tomas un café en el bar-restaurante "psicodelico" y minimalista y te cobran como si estuvieses en París.Mucha tonteria.Besicos...

Cyd Charisse dijo...

Pues sí, Cabopá, tengo una especie de doble residencia, pero sólo cada dos o tres semanas y sobre todo, a final de mes, que me viene muy bien encerrarme por los campos de Madrid para terminar el trabajo.
La ampliación del Reina Sofía es como todos los pastiches, hay a quien le vuelve loco y otros piensan que es una castaña. En este caso, el contraste es tan brutal que creo que tiene hasta gracia.
Cierto, las cafeterías de los museos son carísimas. En el Caixaforum es cara y fría en invierno, aunque de diseño, eso sí. Prefiero comer el bocata de calamares del bareto que hay muy cerca, en el paseo del Prado.

Rosa Cáceres dijo...

Yo tenía que haber ido a la Casa Encendida como autora participante en una antología, pero me dio pereza armar el lío de perder clases y no fui...Eso de faltar al trabajo no es lo mío.
Me encanta el reportaje de Madrid.
Pero eso de "mejor que se me vea de lejos" es una solemne tontería, te lo digo con el corazán en la mano, porque seguro que da gusto verte, sobre todo nos gustará a los que te vamos conociendo y apreciando.
Claro que no eres tú sola, la mayoría pone un dibujo o se hace la foto de espaldas jajaja. Yo soy de las pocas que va a cara descubierta...Ya ves, dándome a conocer jajaja

Cyd Charisse dijo...

Gracias, Rosa, pero es que yo salgo espantosa en las fotos, de verdad, soy antifotogenia total; de hecho, hago una colaboración en la tele y cuando me he grabado lo he borrado, no soporto verme la imagen.
De todas formas, ya pondré alguna foto, para que se me identifique.
Respecto a la Casa Encendida, es una pena que no fuera, cuando hagas alguna cosa por favor, avísame, tengo un horario bantante flexible y podría ir a verte.
Un beso.

Aila dijo...

Que buena guía turística harías !!!!
Casi me dan ganas de cogerme a tu brazo un finde de esos que te largas pa los madriles

Cyd Charisse dijo...

Aila, ni lo pienses, apúntate ya...