lunes, 12 de enero de 2009

Año de nieves ¿año de bienes?, pantanos llenos, campos de golf bien regados

¡Anda y que no ha dado de sí el tema de la nieve este fin de semana!. Horas y horas de televisión y radio y decenas de páginas en los periódicos hablando una y otra vez de lo mismo. Que si la culpa del caos la has tenido tú, que no, que has sido tú, tonta. Mira que ya no te 'ajunto', que eres una mentirosa. ¿Mentirosa yo... no, verdadosa?. Como siempre la culpa la tienen otros, nunca reconoceremos nuestros errores, pero a mí lo que más me ha gustado, la declaración que me ha dejado con los ojos como cuadros de Vichy ha sido la de Anita Botella: "Es invierno y nieva". ¿Se puede ser más certero...?. Jajaja.

Por supuesto, los refranes no han dejado de ser invocados estos días. Año de nieves, año de bienes. Una vez que esa bonita nieve pase a ser molesto hielo y después, se funda, se llenarán los pantanos y los acuíferos y los campos de golf quedarán perfectamente regados. Se acabó al argumento de la pertinaz sequía y de que necesitamos el trasvase del Ebro y otros topicazos del tres al cuarto con los que los políticos siguen machacando a los agricultores para ponerlos de su parte. Ellos, que no han pisado en su vida un bancal so pena de estropearse sus zapatos italianos...

Como todo el mundo ha amortizado bien estos días la cámara digital que les regalaron por Reyes, yo me apunto al carro y aquí exhibo unas cuantas instantáneas de una de las cientos de urbanizaciones que se desparraman por los campos de Madrid, Guadalajara y otras provincias vecinas. Unas auténticas ratoneras ya que no hay personal suficiente para limpiarlas todas y al final, son los vecinos los que tienen que quitar la nieve con la pala del jardín. Le felicidad está en el campo, que dirían los de la película francesa. Seguro... vamos, más que seguro...

El único feliz, Hunito. Ese día no se quedó solo, aunque el agua para beber se le quedó helada. Ya vendrá el buen tiempo, querido.





















Finalizamos con este particular "árbol de la vida". No da frutos, pero ¡qué importa!. Y lo mono que queda cubierto de nieve...



Ah, y siento desilusionar a aquellos cursis que dicen que con estas nevadas se demuestra que el calentamiento de la Tierra es una falacia. Al parecer, éste ha sido uno de los inviernos más calientes de los últimos siglos. Para desespero de los contaminantes.

7 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Siempre es importante un buen green.

Clares dijo...

Año, ¿de quienes? Pues de los de siempre, amiga. De los que juegan al golf, porque tiene glamour y demuestra cómo tienes la cartera. Aquí por lo menos, donde hay que regarlos con oro y paisaje.
La nieve, preciosa. Para mí, más preciosa en foto. Cuando es de verdad, así de fuerte, me da mucho miedo. Debe de ser que no estoy acostumbrada. Así sólo lo he visto dos veces en mi vida, y pasé un susto muy grande. Me dio más miedo que la hamada del Sahara, que también me sobrecogió.

AnuKa dijo...

Impresionantes fotos y preciosas al mismo tiempo, pero como dice Clares, en foto. Aunque, será porque aquí no nieva nunca, que me encantaría vivir una nevada alguna vez en mi vida. Aunque seguro que es porque he visto muchas películas, jaja... Una buena nevada, un buen fuego, buena compañía... ¡aysss Anuka, deja de soñar jamía! y ponte ahora mismo el polar y la bufanda, que esta casa es una nevera.
Ea, besos.

Aila dijo...

La verdad es que el paisaje que deja la nevada es precioso pero es tan frio...
Pero estoy de acuerdo con Anuka, por una vez y, sin que sirva de orecedente, me encantaría que nevara aquí así. Mis hijos se lo pasarían pipa pero es que yo no me quedaría atrás.

Cyd Charisse dijo...

Super, un buen green es imprescindible para el desarrollo sostenible de esta Región. Sin golf, que no sin tetas, con perdón, no hay paraíso.
La nieve es preciosa en foto, cierto. A mí también me parecía idílica, hasta que tuve que sufrir sus consecuencias. Un resbalón que casi me mata, encierro durante toda una Navidad en la casa... jardín helado, hielo grís y sucio. Y no veas si te quedas encerrado sin tabaco y eres fumador... para abrirse las venas....

isabel dijo...

A mi tambien me cogió la nevada en Madrid, maravillosa, era uno de mis sueños y por fin lo tuve. En mi pueblo no nieva y por más que he ido a alguna estación en el tiempo y forma adecuada, nunca me había caído ni un solo copo. Así que aproveché, me compré un gorro de lana para mí y otro para mi novio y nos fuimos, como dos garrulos de pueblo que somos, por toda la Gran Via cogidos de la mano y mirando al cielo para que nos cayera la nieve encima. Tengo que reconocer que disfruté como una cria, y la verdad es que me vino bien. Al margen estuvieron los inconvenientes que se sufrieron, pero para mi no tuvieron importancia. Un beso

Cyd Charisse dijo...

Isabel, guapa me alegro muchísimo de que te lo hayas pasado tan bien estos días y que disfrutaras de la nieve. En tus circunstancias, es decir, estar de vacaciones y no tener que coger el coche, la nieve es un bonito espectáculo, pero cuando te ves encerrado en una casa en el quinto pino... uf, la cosa cambia.
Bienvenida de nuevo. Besos mil.