viernes, 30 de octubre de 2009

Madrid, una ciudad llena de obras... de arte y de las otras

Bueno, ya estamos aquí después de otra breve estancia en Madrid, ciudad llena de obras, de todo tipo, de las de arte y de las que mantienen las calles perpetuamente levantadas, en busca del tesoro que se resiste a aparecer. Ahora que ya no habrá olimpiada, la reacción es hacer más obras todavía, destripar la ciudad, removerla una y otra vez para cambiarle la imagen a fin de que siga siendo lo que siempre fue, una ciudad algo caótica, pero fascinante.
Y en el Caixaforum, las meninas de Manolo Valdés aterrizan por fin después de recorrer media España. Ya pudimos verlas en Murcia hace unos meses, ahora le toca a los madrileños.



Las obras de la Puerta del Sol son como las pilas duracel... y duran y duran y duran...

Magnífica exposición sobre Palladio en el Caixaforum, mi centro cultural favorito. Entre otras virtudes, no cierra los lunes, lo cuál se agradece mucho, mucho, mucho...

Obras junto al Ministerio de Agricultura, enfrente de la estacion de Atocha. Faltaba esta zona, claro... Ahora tiene ya su obra, que no haya agravio comparativo.



Promocionemos la bicicleta en una ciudad donde montar en ella es un auténtico suicidio. Lo mejor es colocar la escultura en la puerta del Ministerio de Sanidad y Consumo. Todo un detalle.

La carrera de San Jerónimo, a la altura del Congreso de los Diputados también ha inaugurado obra, para uso y disfrute de sus señorías.

¿Nos hacemos un cine?. Nostalgia de estos edificios con grandes cartelones, tan alejados de los multicines de los centros comerciales.

El palacio de Liria, un remanso de paz en la mismísima calle de la Princesa. La duquesa ha prestado sus obras de arte al museo de Sevilla.


Doña Clara Campoamor me sonríe mientras me siento para aliviar mis doloridos pies.


Encantadora placita situada junto al cuartel del conde-duque. Los árboles, un alivio contra la contaminación y las obras del centro cultural.

Entrada al cuartel del conde-duque. Las obras no se ven, algo es algo.

En el Museo de Arte Contemporáneo se exhibe una exposición de César Lucas, uno de los mejores fotógrafos que ha dado este país. Me quedo con las ganas de verla porque es lunes y cierran los museos. Se olvidan de que hay un amplio personal que trabaja los domingos y tiene los lunes libre... Pero el arte por lo visto no es para todos, las obras, sí, las de la calle, claro.
Besos en la madrugada.

8 comentarios:

Bruni, Carla, ¡¡of course!! dijo...

No has dejado ni un recoveco por ver, eso es aprovechar el tiempo!!!

Yo siempre viajo en otoño un finde a Madrid, a modo de escapada, pero este año ya estoy tardando

Muak!

Cyd Charisse dijo...

Pues te aconsejo que vayas ya mismo, Bruni, antes de que se estropee el tiempo.

Clares dijo...

Amiga, Madrid siempre ha sido la ciudad de los socavones y las zanjas, pero últimamente es un verdadero furor. Estuve allí en el puente del Pilar y casi me estampo un par de veces en las trincheras. Menos mal que están las otras obras para compensar, las de arte. Besos.

Aila dijo...

Cuanto tiempo, Cyd !!!!
Ya veo que cuando vas a Madrid no te quedas al amparo de la chimeneajejej

Cyd Charisse dijo...

Yo creo que Ruiz Gallardón idea las obras por la noche y por la mañana envía las máquinas...

Cyd Charisse dijo...

Pues no creas, Aila, lo que pasa es que aprovecho todo el día y me lo recorro todo. El resto del tiempo me quedo en el tranquilo pueblo de Serracines.

Aila dijo...

Yo creo que Gallardón se cree El Papa Sixto.

Cyd Charisse dijo...

Alberto el Magno, sí.