domingo, 27 de septiembre de 2009

Caracol, col, col, saca los cuernos y busca un rincón...

Esta mañana se han abierto los cielos y como dicen los ingleses, han llovido perros y gatos, cocodrilos, hipopótamos y hasta caracoles. Claro, lo de los caracoles es más español. Tengo el jardín lleno de caracoles 'gigantes' que en lugar de buscar el sol, caminan despacito buscando un refugio, bajo la hiedra o en las macetas, cualquier rincón es bueno.
Son tan grandes que no apetece cogerlos para comérselos, sólo admirarlos en su lucha contra los elementos. Caracol, col, col, espera unos días hasta que salga el sol...



Una rosa de otoño en la barandilla, con el molinito holandés de fondo. Jacinto Benavente escribió una obra de teatro que se llamaba 'Rosas de otoño', claro, que se refería al matrimonio en sus años tardíos.
El hombre, que había sido un crápula, al llegar a la vejez tiene que refugiarse en su mujer, que es la única que lo aguanta. Ella se queda con las 'rosas de otoño'. Afortunadamente, esos tiempos quedan ya muy lejanos...

Una regadera pequeñita, adorno de una maceta. Tiene forma de regadera, pero no sirve para regar. ¿Alegoría de la inutilidad de algunos objetos y/o personas...?.


Y un pajarito que tampoco lo es; una seta falsa y un molino que al menos, mueve sus aspas. ¿Nos inventamos la realidad porque no nos gusta lo que vemos...?
Feliz y lluvioso domingo de otoño.

8 comentarios:

A CIEGAS EN LA RED dijo...

MIRA QUE BUEN EJEMPLO DE INUTILIDAD PARA LO YA HABLADO. Dejo de gritar y, como un abuelo cebolleta, te recuerdo que esas "Rosas de Otoñó" tuve ocasión de verlas en Madrid hace más de una década con Amparo Rivelles y Alberto Closas, creo, en el Monumental. Efectivamente, sí, nos inventamos la realidad porque nos gusta muy poco lo que vemos y no sólo eso, la embadurnamos de estupidez, igual que nuestras mentes, para no hacer uso de ella y ella -entiéndase vida y razón-. Un beso.

Cyd Charisse dijo...

Pues yo tuve la ocasión de entrevistar a Amparo Rivelles y Alberto Closas cuando vinieron a representar la obra en el Romea y no veas las ironías que soltaba doña Amparo, explicando que ella en su vida había hecho lo que le había dado la real gana y que el espíritu de la obra no iba con ella, jajaja.
Ha llovido la tira, cheri, y lo que te rondaré morena.
Beoss mil.

Bruni, Carla, ¡¡of course!! dijo...

Hombreeeeee!!! ya echaba yo de menos este blog con sus fotos documentadas!!!

Besos mil

Cyd Charisse dijo...

De nada, Carla, y a seguir tan guapa...

cabopá dijo...

Lo mismo te forras con esos ejemplares ja,ja,ja....Qué fotos tan bonicas y muy particular tu jardín...."el patio de mi casa es particular,se llueve y se moja como los demás........jajaja, estoy cantarina...Besicos.

Cyd Charisse dijo...

Pues sí, cabopá, se moja y se moja, menudo día lleva de mojarse. Creo que con lo que está cayendo estos días, no voy a tener que regar hasta dentro de un mes...

Clares dijo...

En el campo me tienen las macetas comidas los malditos caracoles, por eso no soy tan condescendiente con ellos. Lo que sí tienes tú es un jardín bien divertido y engalanado.

Cyd Charisse dijo...

Gracias, Clares. La mayoría de los cacharricos del jardín son reciclados. Muchas de las cosas las he encontrado junto a los contenedores de basura, luego, una buena mano de pintura y hala.
ah, también mi nieta, mis sobrinas y sus amigas me han ayudado pintando piedras y botellas. Me encanta que haya mucho color.
En cuanto a los caracoles, no te creas,también me los cargo, jajaja.