lunes, 6 de julio de 2009

La princesa Letizia y el moño picaporte...

Hay quien piensa que ser princesa de Asturias es una bicoca, una suerte, una afortunada casualidad de la vida. Que el cargo implica no tener que ocuparse de limpiar la casa, preparar la cena o ajustar presupuesto para llegar a fin de mes. Puede ser y en este aspecto, tener la intendencia asegurada es una gran ayuda, pero no todo es un camino de rosas. Estar en el punto de mira de medio mundo también cansa lo suyo y encima estás expuesta a todo tipo de críticas y chismorreos, de uno y otro lado.
Este año ha sido la tercera vez que Letizia, la antigua presentadora del Telediario segunda edición de Televisión Española viene a la entrega de despachos de la Academia General del Aire de San Javier en calidad de princesa consorte. Consciente de que sus palabras procuran jugosos titulares y que los medios las esperamos como agua de mayo, en las anteriores ocasiones no ha dudado en hablar todo lo que hiciera falta con nosotros. Que si en Mula pasó mucho calor, que si le dio un subidón que España ganara la Eurocopa... comentarios que los compañeros escuchábamos con la antena bien orientada y asegurándonos los unos a los otros de que lo que íbamos a escribir era exactamente lo que la princesa había dicho, no sea que metamos la pata y llegue el tío Peñafiel con las rebajas.
En esta ocasión, la princesa ha sido muy parca con los periodistas. Amable y educada, sí, pero no nos ha dado ni medio titular salvo el comentario que al parecer un compañero ha escuchado sobre lo mucho que valdría una foto suya en bikini. Cierto, aunque esa foto ya se publicó hace unos años. Por lo demás, ni pena por no ganar la Copa Confederaciones ni qué graciosas están las infantas ni cómo vamos a pasar las vacaciones. Saludo, apretón de manos y adiós, hasta la próxima.
Las que sí han corrido mejor suerte han sido la Reina de la Huerta y sus damas de honor. Hechas un primor, con sus moños picaporte perfectamente elaborados desde primeras horas de la mañana, las chicas se han visto sorprendidas cuando la princesa de Asturias se ha parado a saludarlas y se ha interesado por el vistoso peinado. Le ha llamado mucho la atención no sólo el moño picaporte sino también las ondas que llevan sobre la frente. Quizás le recordaban a las que ella lució en aquella fastuosa aparición que hizo en la boda de los príncipe de Dinamarca cuando sólo faltaba una semana para que ella pasara por idéntico trance. Nunca ha estado tan atractiva y desafiante como en aquella ocasión, cuando todavía derrochaba la ilusión de que el cambio de vida iba a ser la puerta abierta a la felicidad, como tantas novias lo han sentido alguna vez en la vida.
Ahora ha aprendido a ser comedida y evitar echar carnaza a las fieras mediáticas, que al final, uno no gana para disgustos, pero el oficio siempre termina por salir y no ha podido evitar preguntar si es pesado que te elaboren un moño picaporte y como es posible que con casi 40 grados de temperatura, con un traje regional que pesa un quintal y abriga como una manta, las chicas tuvieran ese aspecto tan radiante. Será la ilusión de la juventud, la misma que nos vamos dejando a retazos a lo largo de la vida.



Los príncipes en el podio, recibiendo los honores, junto a las dignísimas autoridades. Parecería que le han puesto un parasol para evitar achicharrarse. Nada más lejos de la realidad. Los del paraguas eran los compañeros de la tele regional...

Cientos de máquinas fotográficas inmortalizan su imagen cada día. Ella lo sabe y posa. Su extremada delgadez se incrementa en las distancias cortas.


Elegante hasta en la hora de subir un escalón sin perder ripio de la conversación...


Entre fusiles que sólo se usan para las salvas en recuerdo de los que ya se fueron...


Esta dama iba camino de las carreras de Ascot y por lo visto, equivocó el camino....


Y tras el posado con los medios, una última instantánea robada entre las estrictas medidas de seguridad que imponen los que custodian a la Familia Real. Mis compañeras lucen así de guapas y yo finalizo esta pequeña reseña de este día con el que empezamos el verano informativamente hablando, con la Patrulla Águila.

Ya sé que es la misma imagen de todos los años, pero es como salir de caza, en este caso de imágenes. Si no 'cazamos' a la Patrulla, parece que nos falta algo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Guapa,
La vida en dia de hoy es un rollo, es un rollo para todos. Los mortales comunes tenemos que ganarnos todos,
Admiro la Princesa , la Princesa ha ganado mucho , ha logrado par ser reina, ha luchado en su vida aunque lo ha tenido muy facil por parte de su familia. Ha luchado en todos los sentidos hasta en los sentidos de la cama. Soy un admirador de ella , meno de Felipe, y sigo siendo tu principal Admirador en Italia.
Un Beso
Giuseppe

Cyd Charisse dijo...

Jajaja, Giuseppe, deberías trabajar en la embajada de España en Roma. No tendrías precio publicitando a la Familia Real.
Besos.

cabopá dijo...

Una buena crónica medio real,militar,regional, academica y cerrando con el picaporte...ja,ja,eres buena Cyd. Lo mejor el paraguas....Besicos.

Cyd Charisse dijo...

Gracias, cabopá. Bueno, he intentado ser buena, lo que a veces cuesta mucho trabajo...

Aila dijo...

Yo no la envidio, de verdad...no la envidio.
Siempre intentando hacerlo lo mejor posible y siempre recibiendo críticas de alguno que, por lo que se vé, lo haría mejor que ella.
Nunca estuvo tan guapa como cuando lució palmito en la boda mencionada, y aquí, en lugar de alegrarnos de poder " lucir " a una princesa tan vistosa ante las monarquías europeas, se dedicaron a decir que si..." el corpiño tal...., el vestido cual....en fín, p'avernos matao.
Ahora se arregla al estilo "monjil" heredado de la reina.
Es curioso....de Felipe nadie dice nada de sus atuendos "formales o informales"
Sigue habiendo un doble rasero.
Se me nota que soy pro- Letizia....eh ?
Si me leyera el abuelete Peñafiel me lanzaría esas gafas que siempre esgrime como un arma arrojadiza.
A las del moño les tengo una pena infinita.
Sé muy bien lo que pesa ese traje y lo que abriga en plenas Fiestas de Primavera cuando aquí, a lo sumo, podemos llegar a estar a 30º ese día, así es que puedo imaginar " el sofocón " que llevarían las zagalicas.

AnuKa dijo...

¡Pobreticas las del moño! y pobretica Letizia...
Besos y buen fin de semana.

Cyd Charisse dijo...

Ya sé Aila que tú tienes mucha experiencia de llevar el refajo con mucha dignidad en las fiestas de primavera, pero imagínate con la calorina que hizo ese día, en plena plaza de Armas por la que no corría ni un pelo de aire, uf.
Yo estoy ahora en Serracines City preparando las cosas para llevarme al personal de vacaciones (el perro y su dueño) y tenemos aquí un calorcico más rico.... ufffffff. Deseando estoy de volver a mi playa, aunque esté llena de veraneantes (madrileños y murcianos, preferentemente).

Cyd Charisse dijo...

Anuka, a ti nunca te he visto con el refajo, ahora que caigo...