viernes, 12 de febrero de 2010

La tuna, el dia de los enamorados y un rancio sabor a naftalina



Un año mas tenemos aqui llamando a la puerta al dichoso San Valentin. A estas alturas estoy aburrida de explicar su origen, que si las Lupercales de Roma, que si coincidio con la muerte de un tal Valentin el mismo dia, que si Pepin Fernandez, creador de Galerias Preciados trajo la costumbre de Cuba y etc., etc., etc.
Supongo que alguna que otra television rescatara un año mas esta pelicula rodada a mayor gloria de Galerias Preciados, que debio poner la pasta para producirla. Y yo, que la he visto ya la tira de veces, cada vez que la reponen siento la misma sensacion de estar contemplando lo mas rancio y espeso de nuestro pasado reciente.
¡Esa espantosa tuna, con el pandereta tirandose por los suelos!, esos peinados, esos coches, esos abrigos de pieles... uf. Es como si se abriera la cripta del Cid y aparecieran de repente los 'forrenta' años forgianos.
Menos mal que cuando acaba de cantar la puñetera tuna, vuelve el color, aunque se nos quede de fondo el machacante soniquete... hoy es el dia de los enamorados...
sin acentos, por culpa del Windows.

6 comentarios:

supersalvajuan dijo...

galerías preciados, aquellos últimos años con las estanterías semivacías.

Aila dijo...

Ya hubiera querido alguna tuna tener un éxito así, con la gente corriendo , alborozada y alegre, tras de ella.
Se te ha olvidado añadir a esas parejas de novios que olían, tambien, ha rancio.

cabopá dijo...

Pues yo creía que eran "los otros grandes almacenes" los que habían inventado esta onomástica...ja,ja.
Ahora lo tienen a "Tiro"...Todavía no he ido, tendré que ir..ja,ja...
Yo me quedo con las flechas de Karina...."esas flechas,la,larala...donde quieras que tu vas...."
Besicos amiga.

Cyd Charisse dijo...

Bueno, Aila, como sabrás, los otros almacenes terminaron engullendo a galerías. Por cierto, Pepín Fernández y Ramón Areces, sus respectivos fundadores, creo que fueron socios durante su peripecia cubana, pero luego cada uno tiró por su lado.
Ah, una de las mayores accionistas de galerías en los 70 fue dóña Carmen Polo de Peseta y después pasaron a Rumasa.
Un culebrón, pobres galerías...

Aila dijo...

La historia ya la conocía pues te la he ido contar a tí alguna vez.
La que andaba "distraida" con el dato era cabopá Jejejejje

Cyd Charisse dijo...

Tienes razón, Aila, jajaja, tú lo conocías.
Por cierto, estoy otra vez en Madrid y nevando. Parece que tengo un imán yo con esto de la dichosa nieve.