martes, 25 de agosto de 2009

Ecos del verano, primera parte


El verano termina ya y como decía la canción del Dúo Dinámico, con él mi amor se va. Bueno, algunos de mis amores, en concreto, mis descendientes que viven en otro país y a las que despedí con el corazón desgarrado después de medio mes de alegría, de carreras por la casa y el jardín, de risas infantiles, de jornadas playeras y tertulias nocturnas, de desayunos con churros y comidas repletas de calorías.
Las vacaciones acabaron y te dejan un vacío en el alma que apenas se llena con la vuelta a la rutina del trabajo y el encuentro con los compañeros. La visión de esa despedida en los enormes pasillos de la T-4, en los que quince días antes vivía con emoción su llegada, marca el punto de partida de una nueva temporada que esperemos sea la centésima parte de complicada que la anterior.
Es tiempo de echar la vista atrás y recordar los momentos más gozosos del verano y en esta primera parte, quiero recordar la maravillosa noche que nos regalaron los componentes del grupo Els Comediants con motivo del 40 aniversario del Festival de Teatro de San Javier. Fue tal el subidón de adrenalina que va a ser imposible olvidar las emociones que nos provocaron. Aquí queda la constancia fotográfica.





Los músicos dieron caña sin parar desde el desembarco en la playa hasta la llegada al Ayuntamiento, tres kilómetros y medio después.

Arlequín no podía faltar en una noche de exaltación del teatro.


El maestro de ceremonias condujo al numerosísimo público hasta el final de la fiesta, en el que la musa del teatro, Talía, llegó volando.

Dragones misteriosos, con jinetes acróbatas irrumpieron en la explanada de Barnuevo... acompañados de...

Baco, díos del vino y de la juerga y que no falte..

Parpageno, personaje de 'La flauta mágica' de Mozart, cabalgaba sobre su pajarita de papel...

Tepsícore, la musa de la danza, sobre sus altísimos coturnos...

La tragedia y sus corte de muertitos, aterrorizó al público más joven...

Siempre hay un momento para confraternizar con el público...

La danza, segunda protagonista del Festival, representada por estos simpáticos bailarines.

Y los deseos de todos los asistentes, volaron hacia el cielo, engarzados en unos globos blancos. El mayor de todos, que podamos celebrar otros 40 años, a ser posible, de nuevo con Els Comediants, a los que la musa del teatro guarden durante muchos años.


6 comentarios:

cabopá dijo...

¡Holaaaaaaaaaa! Te echaba de menos yo me traje un "módem beach" y aqui estoy haciendo pinitos entre los dos mares....Bonito y entrañable lo que cuentas...Besicos cercanos y marmenorenses.....

Aila dijo...

Buenaaaaaaaaaaaas, ya estoy aquí, de regreso.
Bonita crónica y excelente actuación de Els Comediant, por lo que se vé.
No estoy de acuerdo en una cosa: El verano no se ha acabado, lo que se ha acabado son las vacaciones. Al verano le queda un mes de vida y, climatológicamente, más.
¿ Que tal tus vacaciones ?
Las mías han sido, como siempre, tranquilas: mucha lectura, paseos en bici, cervecita como para una boda y cine de verano.
Un beso muy fuerte a todos.

Cyd Charisse dijo...

Cabopá, gracias por tu recibimiento. La verdad es que yo he estado todo el tiempo aquí, excepto unos días en Madrid, es lo que tiene vivir todo el año en la playa, que recibes a la gente que viene, sin dejar de trabajar, claro.
Ahora ya han terminado todas las actividades culturales del verano y tengo un poco de respiro, lo aprovecho para maquetar los periódicos.
Besos mil.

Cyd Charisse dijo...

Aila, qué envidia me das, al menos has podido desconectar. Yo he estado aquí bien acompañada, con la casa llena a todas horas, pero ha valido la pena. También he aprovechado para ir unos días a la playa, pasear con el personal y cenar fuera de casa, lo que no me ocurre casi nunca.
Y sí, es cierto que el verano no ha acabado, pero sí las vacaciones y en según qué casos, es lo mismo. Aprovecharé en septiembre para volver a la playa, que buena falta me hace.
Bienvenida.

AnuKa dijo...

Bueno, bueno... Todo lo bueno se acaba pronto jamía, pero lo importante es haber disfrutado cada minuto con tus niñas, especialmente con la pequeña, que seguro no te ha dado un segundo de tregua ¡qué grandota está!

Un beso.

Cyd Charisse dijo...

Sí, Anuka, la niña no me ha dado tregua ni un segundo, mañana, tarde y noche, playa, salidas, feria, parque... pero ha sido estupendo. También estuvimos cuatro días en Madrid y pese al calor, disfrutamos de un día en una finca con piscina, de la feria del pueblo, etc.
Es verdad que está enorme y tan espabilada como siempre que tiene a quien parecerse, jajaja.
Un beso y feliz reencuentro con los compis.